El largo camino de la enfermedad (parte 3 y final)

Puerto Natales, dos o tres días antes de Lupus.

Largo camino en Puerto Natales, dos o tres días antes de Lupus (A.L.)

Aún me queda una dosis de soberbia que creo que la necesito para no hundirme, pero en ese tiempo, si la hubieran convertido en aire, habría sido irrespirable. Tóxico. Creo que en noviembre dejé de tomarme los remedios. Yo ya estaba sana. Porque había leído el libro y se habían ido los síntomas y eso. Pero sinceramente, para mí nada se había arreglado y mi vida seguía siendo una mierda. No sabía cómo enfrentarlo.

Dejé mi trabajo en noviembre porque no me querían y me sentía podrida teniendo que ir ahí todos los días. No les deben haber gustado mis airecitos y además eran infantiles y aclanados. Yo no entré al grupo porque me creía muy exclusiva y además para mí era muy importante lo que pudiera lograr profesionalmente. Como me dijeron ayer, empecé a experimentar la “soledad del mando” (que tampoco mandaba tanto pero me hacían sentir la diferencia) e hice como que no me importó, pero me hicieron y me hice papilla la autoestima. No sacaba nada con tener un desempeño sobresaliente si iba a pasar ocho horas diarias vacía, sola… y tampoco me hacía millonaria ahí así que un día en que me humillaron públicamente, entre varios, decidí que no iba más. Pensé en denunciarlos por mobbing, porque en realidad me hicieron muy mal, pero había gente buena para mí ahí, con quienes aún hablo y a quienes quiero harto, así que solo me escapé y no volví más.

Di las explicaciones torpemente a mi jefa directa y me fui. Le tenía tanto susto a mis compañeros que el día en que renuncié le pedí a mis papás que me acompañaran. Yo nunca le pedía a mis papás que me acompañaran a ningún lado porque yo era la más independiente. Ahí creo que volví a caer. Mi próximo plan era un viaje sola, al Fin del Mundo, a la Patagonia y a Tierra del Fuego. Siguiendo mi camino de “sanación”, iba a encontrarme conmigo misma. Partí en enero. Fue un viaje hermoso, pero de mucha melancolía. Empecé a sentirme mal los últimos días… dolor de cuerpo y fiebre. Al final, el último día en Punta Arenas, mi pie. Fue la última parada de ese camino falso que había estado tomando.

Como mi cuerpo no había querido escuchar, la enfermedad volvía. Y ahí volvió con todo. No había querido vivirla y mi cuerpo, con toda la fuerza, me hizo enfrentarme a ella, y enfrentarme a mí misma. No enfrentarme con ella, porque somos lo mismo, es parte de mí, sino que a verla, a mirarla simplemente, conocerla, afrontarla. Estuve un año tratando de acortar mi camino y fue como cuando el mar se recoge antes del tsunami. Allá en el Fin del Mundo, empezó mi propio largo camino.

A veces me desespero cuando pienso y no logro asumir que no va a terminar, pero ya no me quiero hacer la viva y adelantarme. Todos los días me levanto, sin dolores (que quienes los hayan tenido saben lo lindo que es despertar y que no te duela nada… poder poner los pies en el suelo y simplemente caminar sin dolor), tomo aire, harto aire y me dispongo, una vez más, a vivir mi enfermedad. Y entonces aunque duelen muchas otras cosas, porque te das cuenta de que la estuviste cagando en hartas cosas y viviendo poco, de a poco, de a poquito, te vas sintiendo mejor. La enfermedad es un camino algo maldito, pero vale la pena verla como una oportunidad.

Y por supuesto, échenle una lectura al libro, pero de corazón, porque el mate uno lo tiene muy denso y muy durazno.

Anuncios

4 Comments

  1. De este primer texto que te leo me parece bien . Un buen rodear el tema y con ganas y alma de agarrarlo .entenderlo .resolverlo y volver a vivir ..pero creo que hay muchas opciones fuera del modelo medico alopatico ..que solo ve los sintomas y no va mas alla …de donde vino esto ? Cual es el nivel de conciencia ? .bien ojala ta animes y respondas juan carlos

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s