Epílogo para el Taller de Psicología



Hoy tuvimos la alegría y la tristeza de finalizar el taller de psicología para pacientes con Lupus que organizó la Agrupación Lupus Chile. La aventura comenzó el 24 de septiembre y hoy salimos de ahí más grandes, más libres y como dijo Erna, con un pedacito de nuestros corazones más sano.

Quiero dar las gracias a la Agrupación por darnos esta oportunidad. La invitación fue abierta pero los cupos eran limitados, luego, de todas las inscritas hubo personas que no participaron con constancia. No puedo decir nada, si lo desaprovecharon o no, que quizás había otros pacientes que sí habrían ido, no lo sé, porque tampoco conozco los motivos que tuvieron quienes abandonaron los talleres. Sí puedo decir que me siento demasiado feliz de haber conocido a tantas personas valiosas en este tiempo.

Dijimos muchas cosas hoy, nos emocionamos, lloramos, nos abrazamos, reímos, cantamos, bailamos. Compartimos nuestro corazón, cada una con historias diferentes, con la enfermedad en distintos puntos de su evolución, con variaciones en nuestros tratamientos y síntomas, pero con los mismos miedos, esperanzas, inquietudes, sensibilidades.

No es lo mismo hablar de lo que te pasa al ser un enfermo crónico con tu familia o con tus amigos, a tener la posibilidad de conversar con otros que son como tú. Y después de todo lo que pasamos juntas estos meses, salimos fortalecidas, con ganas de vivir la vida, de hacer cosas sin tener miedo al futuro, agradecidas y más valientes.

Personalmente, siento que avancé mucho en este camino y cuando veo cómo estaba al iniciar el taller y cómo estoy ahora, no puedo más que agradecer la oportunidad. Todo lo que se conjugó para que hoy nos sintamos sin duda alguna, más sanas. Por un lado estábamos las lúpicas que participamos pero por otro, los psicólogos que estuvieron guiando las sesiones fueron un apoyo máximo, de ellos siempre estaré agradecida. Aprendí mucho, crecí, me siento con más fuerza y creo que también se refleja en el punto en que se encuentra mi vida hoy. Valiente, valientes todas.

Un abrazo de amor para todas mis compañeras. Gracias por compartir y por ofrecer sus corazones. Alguna vez nos dijeron que lo que pasaba en el taller quedaba en el taller, pero compartiré con todos los que pasan por aquí la hermosa canción que hoy escuchamos. Porque yo también vengo a ofrecer mi corazón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s