El paciente voluntarioso

sala-de-espera

¿Qué tan paciente eres, paciente?

Parece que una vez dije o tuiteé que primero estás enfermo y que después te vuelves paciente. Un paciente, como lo dice la palabra, espera. Espera un montón de cosas, espera sobre todo recuperar su salud. Más allá del estado de ser paciente está lo que se me ha ocurrido llamar “el paciente voluntarioso”, el que se da cuenta de que su salud no vendrá mágicamente desde afuera, sino que el que se esfuerza por conseguirla.

La medicina tradicional reconoce algo que anda mal dentro de nosotros y con estímulos externos busca restablecer el equilibrio en nuestro cuerpo. Yo no tengo reparos hacia ella, de hecho, es en gran parte la que me permite estar aquí, coleando con tantas ganas, sin embargo, he pensado y he pensado harto en que somos nosotros, los llamados pacientes, los agentes de nuestra buena salud.

Esta mañana me encontraba apoyada en la pared de un pasillo de hospital. Esperaba bien paciente mi turno para encontrarme con el anestesista que me diera el pase (o la pasada) para mi cirugía de cataratas. Miraba el teléfono, miraba a los demás esperadores, jajaja. Mi tranquilidad es una maravilla comparada con la ansiedad que me rodeaba antes. Antes de esto, antes de tener una enfermedad crónica (eterna, infinita, cómo lo hallan). Pero por dentro me decía: “Un paso más, terminando esto habré dado un paso más para estar bien”.

¿Quién da el paso? Detrás de mi logro hay un paradigma de la medicina, un sistema de sanidad, una institución hospitalaria, un grupo de profesionales y una red de apoyo. Todos juntos damos ese paso, sin embargo, el actor más importante en esto soy yo, el paciente. He vivido este periodo como si fuera pasando etapas. Lloro, asumo y me pongo a luchar, o más bien, a sanar. Pronto sanaré, pronto le ganaré a esto. Me pregunto si también se lo plantearán así.

He leído montón de veces “luchar contra el Lupus”. Yo siento que no puedo tener nada en contra de algo que es tan mío, creado por mi propio cuerpecito que tanto quiero. El Lupus no es nuestro rival, es parte de nosotros mismos. Cambio esas palabras por “vivir junto a mi Lupus” y así, sereno, él muy guapo ha decidido irse de vacaciones hace rato. Me he puesto metas, las que sin la ayuda de mis médicos y personas que quiero no podrían haberse cumplido, pero siento y creo que es rico sentirlo, que yo he sido el principal motor de mi recuperación.

Estoy aquí y me da gusto sentirlo. Plantearse uno que otro objetivo concreto, con plazos incluso (razonables para no acabar frustrados, ah), me parece que es una buena forma de ir avanzando. Por ejemplo: lograr caminar media hora al día, lograr levantarme un rato, lograr ponerme de pie, lograr volver al trabajo, lograr mantener una relación de pareja, lograr tomar en brazos a mis hijos, lograr ir a buscarlos al colegio, lograr volver a tener sexo y disfrutarlo, lograr tejer una bufanda y así, lo que vaya surgiendo. La idea no es obligarse, es lograrlo, con esfuerzo pero dejando que fluya… y las cosas se dan. Y si se da una se irán dando las demás porque nos iremos motivando, iremos creyendo en que podemos conseguir lo que queramos. Oh yeah.

¿Lo han intentado? ¿O reciben la receta del doc, se toman los remedios y se sientan a esperar que actúen? No siempre lo hacen… y si no funciona, ¿se desaniman? Buscar, se puede seguir buscando soluciones, pero creo que vale la pena buscar dentro de uno. ¿Qué pasó? ¿Qué quiero? ¿Qué busco? ¿Estoy esperando solamente? ¿Qué quiero lograr?

Qué quiero lograr yo, no lo que quiero que logre el tratamiento ni los avances de la ciencia. Tratamientos hay montones, uno es uno solo, finito, agotable. Quiero a mi cuerpo, cuido a mi cuerpo, porque es el que tengo. ¿Se ha malogrado un poco? Sí, pero estoy a tiempo, siempre estamos a tiempo de echarle una mano. Por eso, hoy celebrarme por estar ahí parada como una paciente, como la paciente en la que me convertí porque tengo esperanza en lograr mi salud, fue rico. Y decirme, como todas las otras veces: voy a sanar.

Anuncios

3 Comments

  1. Me encantan tus post Tamy, la verdad es que empece a leerlos en un momento donde andaba bastante deprimida, vagaba por internet buscando respuestas, soluciones a lo que me pasaba y no habia mucho. Buscaba gente que estuviera pasando por lo mismo, de mi edad que me entendiera. Llegue por casualidad aca y leerte me hizo muy bien, que alguien en algun lugar comparta tu sentimiento y lo exprese tan bien esta bueno. De a poco mi animo mejora, y pase de ser el paciente que todo lo espera al comprometido, todavia queda un camino para que mi Sr lupus se vaya de vacaciones, pero no lo veo tan convencido de querer quedarse mucho mas, asi que aca con paciencia espero ese momento. Espero que tu operacion salga muy bien y te mando muchos saludos y besos

    Responder

  2. Hola Tamara:
    Como todos hemos hecho, en cuanto me diagnosticaron lupus (nov-2011), lo primero que hice fue buscar en internet (como no sigo a House, no tenía ni idea de esta enfermedad) y fue tu página de las primeras que visité y sigo visitando con bastante regularidad. Me gusta como abordas los temas y como afrontas tu enfermedad. Espero, y deseo, que todo salga bien en tu operación. ¡Ánimo! Un cordial saludo.

    Responder

    1. Hola Manuel, no había tenido mucha oportunidad de leer los comentarios de mi blog por el tema de la operación. Me alegro que me visites y que te guste leer por acá. Espero que tu Lupus vaya bien. Un abrazo.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s